jueves, 2 de junio de 2011

Medicamentos de uso restringido: cosas que pasan

Hace algo menos de un año escribí un post bastante comentado sobre: “Medicamentos de uso restringido: ¿una medida eficiente?”, en la cual se creaban muchas controversias sobre la utilidad de esta medida, hoy quiero aportar un dato más.
Hace un año dejamos de restringir el uso de ertapenem en la Comisión de infecciones, por no ser de amplio espectro y poder estar utilizándose otros carbapenémicos de amplio espectro que no tenemos restringidos. Esto es un tanto paradójico infectológicamente hablando, pero en su día no se planteó en el hospital por razones que desconozco y seguimos arrastrando esta situación. El resultado es que en un año, sin restricción, ertapenem ha aumentado su consumo un 470%, generando un consumo añadido de más de 50.000 euros para el hospital. Paralelamente el consumo de carbapenemicos de amplio espectro ha seguido su tendencia general de ligera subida. Es decir ertapenem ha sustituido a tratamientos de similar espectro, pero muchos más baratos.

Hoy hemos intentado volver a restringir ertapenem en base a los resultados y me he quedado medio solo defendiendo la postura, solo algún valiente aislado se ha solidarizado conmigo, prueba más de lo “sensibilizados” que seguimos estando con el uso racional. Por cierto, la representación de la dirección médica ni ha aparecido, no sé si consecuencia del parón político que seguimos sufriendo por aquí. A veces te da la sensación de que todo importa un carajo en este mundillo hospitalario. Aún así no hemos dado el tema por zanjado, por lo que seguiremos en ello.

2 comentarios:

  1. Gracias por el post, me parece muy acertada y valiente tu entrada . Pienso que resulta altamente sospechoso y maloliente que en bastantes hospitales se reduzca en personal sanitario, principalmente celadores, auxiliares, enfermeras y médicos, en ese orden, además tocándoles sus salarios, y sin embargo los equipos de gestión no se metan a saco en racionalizar el gasto hospitalario con los medicamentos, en concreto con todos los productos de las farmaceúticas y de las compañías de prótesis y demás. En Inglaterra, donde vivi y trabajé hasta casi 2008, cuando comenzaron los recortes donde primero empezaron fue con el uso racional de los medicamentos, por eso se creó el NICE. Claro que allí está penado severamente el conflito de intereses.
    Sin temor a equivocarme, apostaría que alguien se lleva un buen pellizco del intercambio de favores entre quienes están a cargo del "yo te compro esto y tu me das lo otro", y no son ni los trabajadores ni los enfermos.
    A mí me huele claramente a conflicto de intereses y es absolutamente vergonzoso.
    Terminaría conminándonos a todos los actores secundarios de esta película, pero sin los cuales nada tendría sentido, que somos los profesionales, a investigar, denunciar lo que parezca sospechoso y a intentar racionalizar el gasto sanitario, que es para nuestra salud y sale de nuestros bolsillos y de él depende la perdurabilidad de este estado del bienestar que supone tener un sistema sanitario gratuito al punto de uso para todos los ciudadanos.
    #saludrealya Fuera corrupción.

    ResponderEliminar
  2. Me parece un post realmente interesante, tanto este como el comentario de la anestesista inocente, las personas que no se dedican a trabajar en la salud publica no son conscientes de las cosas que pasan, gracias por hacer llegar la información a la población y animo a que se escriba un nuevo post sobre la situación actual en este tema, enhorabuena

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.