martes, 7 de noviembre de 2017

La gestión sanitaria eres tu, soy yo

Todavía acudo a esas reuniones multidisciplinares, donde profesionales sanitarios apuntan que el tema de los costes no va con ellos. Incluso basándose en recomendaciones de algunas sociedades científicas. Enseguida apelan a aquello de que ellos son sanitarios no gestores. Cosa que me parece increíble después de todo lo que ha caído y sigue cayendo en cuanto a disminución de presupuestos, recortes… 

Me acuerdo de aquel famoso artículo sobre “Gestión clínica: conceptos y metodología de implantación” de cuando era residente que ahora cumplirá quince años. Por aquel entonces ya se decía “Los profesionales sanitarios gestionan el 70% de los recursos administrables por la sanidad con sus decisiones clínicas.” Seguramente con el incremento del coste de los tratamientos, pruebas diagnósticas y , en general, el aumento de la complejidad clínica, ese valor sea en estos tiempos mayor que el 70% que citaba el artículo.

La gestión sanitaria eres tu, soy yo. Son todos los profesionales, son todos los pacientes. Parece fácil de entender, pero no lo es.



martes, 24 de octubre de 2017

Las estrategias mas eficientes en la enfermedad pulmonar


La British Thoracic Society en colaboración con otras sociedades científicas ha identificado las estrategias mas rentables (o eficientes) para mejorar la salud pulmonar en el documento “The economic costs of lung disease and the cost effectiveness of policy and service interventions”. 

Disponible desde hace unos días en www.brit-thoracic.org.uk

Si alguien piensa en medicamentos está muy equivocado y si piensa en asistencia sanitaria también.

Las intervenciones mas eficientes son: 
  • Educación del paciente y “autocontrol” del asma 
  • Dejar de fumar 
  • Programas de vacunación para la neumonía 
  • Campañas de concienciación sobre el cáncer de pulmón 
La revisión también describe deficiencias en cuanto a datos económicos relacionados con la enfermedad respiratoria. Por ejemplo la ausencia de evaluaciones económicas recientes o de los costes directos del sistema nacional de salud de muchas enfermedades respiratorias, incluidas afecciones importantes como el cáncer de pulmón. Aun así en el informe se citan algunos costes en Reino Unido referentes a la atención médica en enfermedades como el asma, EPOC o fibrosis quística que resultan de gran interés.

El caso es que el tema parece facil ¿no?. De nuevo prevenir mejor que tratar para mejorar en eficiencia.

domingo, 24 de septiembre de 2017

La vida es aquello que pasa mientras miras tu móvil (parte II)


Las innumerables ventajas que han traído a nuestra vida y quehacer diario los dispositivos móviles son bien conocidas. Los problemas que pueden acarrear también. Pero que ocurre cuando hablamos de emociones, sentimientos o sensaciones. Aquí habría mucho que debatir, muchas opiniones y quizás todas ellas muy válidas.

El otro día me encontré con esta foto por internet, metáfora perfecta de varias generaciones disfrutando de un mismo evento.

¿Qué opinas?


miércoles, 6 de septiembre de 2017

Facebook, twitter y WhatsApp en el punto de mira por médicos y pacientes

Revisando las últimas noticias me encuentro con una curiosa publicada hace unos días en Inglaterra. El General Medical Council de Reino Unido, es decir lo que podría ser equivalente en España a la Organización Médica Colegial, ha realizado 28 investigaciones del uso de Facebook, twitter y WhatsApp por parte de médicos para ver si “excedían” los límites permitidos. 

La investigación surgió por diferentes quejas de empleados públicos, incluidos médicos y pacientes. Se realizaron 20 investigaciones por el uso de Facebook, 5 por twitter y 3 por Whatsapp. 

El resultado fue que en dos casos se suspendió la actividad del médico (no indica si temporal o definitivamente) como consecuencia de una mala conducta, entendiendo que eran situaciones graves que ponían en peligro la integridad y la confianza del público en la profesión. En dos casos se llevaron “restricciones” a los médicos que pueden suponer que no realice un procedimiento en particular, obligarle a un reciclaje o a estar bajo supervisión especial un tiempo. En tres casos el médico recibió una advertencia del uso “no adecuado” de la herramienta en base al código ético de la profesión médica, indicando que no debe repetirse dicha situación. El resto de investigaciones se consideraron leves y se cerraron directamente o con asesoramiento al médico en cuestión. 

Un estudio curioso y sobre todo que nos tiene que recordar que debemos extremar las precauciones cuando usamos las redes sociales de manera “práctica” y que no todo vale cuando estamos hablando de pacientes, compañeros y redes sociales.

Visto en: 

miércoles, 26 de julio de 2017

¿Podemos utilizar los medicamentos caducados en práctica clínica?

El tema de la caducidad de los medicamentos siempre ha sido bastante controvertido, la pregunta del millón: ¿se pueden usar después de la fecha de caducidad? 

La fecha de caducidad de los medicamentos es el límite en el que las agencias reguladoras y las compañías farmacéuticas aseguran su estabilidad fisicoquímica y eficacia, normalmente dos o tres años desde su fabricación. Después de que “expire” esta fecha de caducidad no podemos asegurar que estos medicamentos sean eficaces, en base a estudios, pero tampoco que no lo sean. En EEUU se ha estimado que a nivel hospitalario los medicamentos caducados pueden suponer unas perdidas de 800 millones de dólares al año, eso sin contar farmacias de calle y atención primaria. 

En 2015 en la revista de la prestigiosa Clínica Mayo de Minnesota “ Mayo Clinic Proceedings” se publicó un artículo llamado "Extending Shelf Life Just Sakes Sense", que abordaba este tema, sugiriendo que a las farmacéuticas se les podría requerir establecer una fecha de vencimiento preliminar y luego obligarlas a actualizar la fecha de caducidad de los medicamentos con pruebas a largo plazo. Los organismos regulatorios, la FDA en EEUU, también podrían hacerlo. Sobre todo en los medicamentos de almacenaje en farmacias (hospitalarias, comunitarias o de atención primaria) donde la buena conservación de los mismos está asegurada. De hecho en España hemos vivido en los últimos años un caso inusual al respecto. Debido a la pandemia de gripe A en 2009-2010 se elaboraron muchos comprimidos de oseltamivir por parte del ejército y su caducidad se ha ido ampliando año a año por parte de la agencia española del medicamento sin aparentes problemas. 

Este tema ha estado de actualidad en los últimos días en la prensa norteamericana porque dos investigadores de California (Gerona and Cantrell) han analizado envases de medicamentos olvidados en la trastienda de una pequeña farmacia que tenían en torno a 30 o 40 años de antigüedad encontrando en muchos principios activos una actividad similar a la que tendrían si hubiesen sido fabricados ahora. Estos mismos investigadores ya publicaron en 2012 un artículo sobre este tema recomendando la utilización de muchos medicamentos caducados. En este sentido un estudio en 2006 sobre 122 medicamentos también demostró que la mayoría eran estables después de su fecha de caducidad. 

Las preguntas son: 

¿Nos podemos permitir “tirar a la basura” medicamentos que aunque se supone que están caducados se pueden utilizar sin problema? 

¿Quién se encarga de garantizar este aumento de caducidad… los organismos oficiales, la industria farmacéutica? 

¿Merece la pena ocuparnos de este tema? 

Si tenemos en cuenta las cifras americanas, la respuesta a esta última pregunta es claramente si.

domingo, 9 de julio de 2017

¿Estás listo para la revolución de la salud participativa?

La atención centrada en el paciente nace como una corrección a una medicina vertical que trata a los pacientes como "imbéciles". Todo esto está cambiando y la medicina del siglo XXI será un modelo de salud participativa.

Las semillas del cambio ya están sembradas con la digitalización de todos los aspectos de la vida. Cada vez más personas pueden obtener mas información e integrar y administrar sus esferas financieras, sociales, domésticas y médicas, y decidir con quién y con quién no compartir esa información. 

Tres principios fundamentales darán forma a este futuro en medicina: 

1) La información compartida (apertura de los registros de salud electrónicos) 

2) El compromiso compartido (incluida la flexibilidad en la medida en que el paciente quiere tomar parte de las decisiones médicas) 

3) La responsabilidad compartida (sustituyendo la autoridad médica por la confianza mutua). 

En esta revolución, las cosas podrían ir bien o mal. Ir bien significaría una mejor salud, un mejor cuidado de la salud y una mayor autonomía para los pacientes, con el potencial de alejarnos de la hipermedicalización en la que vivimos. Pero también puede salir mal. Los datos digitales se pueden utilizar para manipular, coaccionar, vigilar, orientar y gestionar a las personas, así como para perpetuar o incluso ampliar las injusticias y desventajas sociales. 


Esto ya está pasando y es imparable…renovarse o morir.
Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.