viernes, 30 de julio de 2010

Reflexión para tardes de verano (III)

No detenerse en ninguna parte, seguir la corriente, tener confianza: el río alcanza el océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.