jueves, 12 de septiembre de 2013

Como pasar tres años de tu vida al frente de un equipo

Y de repente pasaron tres años…

Tres años al frente de un equipo, como pasa el tiempo. Tres años de pequeñas victorias y derrotas, tres años de lidiar batallas, algunas bonitas contra la enfermedad, otras más crudas pero necesarias contra “el lado oscuro”.

Tres años de plena crisis económica, donde dar un paso hacia delante cuesta diez veces más que antes. Una de las mejores cosas, el continuo aprendizaje, el conocer los entresijos de la gestión del sistema sanitario. Los diferentes perfiles de dirección, he coincidido con 4 gerentes diferentes hasta la fecha, creo que es un record. El darme cuenta que la politización ahoga la gestión y sobre todo que al final todo depende de las personas. Si, es así de crudo, todo sale adelante por unos pocos y desgraciadamente en muchas ocasiones hay más personas en el denominador que en el numerador. Con todo tres años de conocer gente magnífica, grandes profesionales, gente que te invita a seguir luchando y no perder la ilusión. Tres años de elevar esto a la enésima potencia con la inmersión en las herramientas 2.0, principalmente twitter.

Tres años de reuniones (más de la mitad prescindibles), de darme cuenta que por mucho que prediquemos seguimos siendo grandes desconocidos. Tres años de escuchar a muchos jefes la odiosa pregunta de y vosotros ¿que hacéis en Farmacia?. Tres años de sufrir una esquizofrenia identificativa, de llamarte farmacólogo, médico, boticario, chaval, señor, doctor, jefe… Tres años de perder prácticamente el contacto con los pacientes y el enriquecimiento vital de los mismos, es el precio que hay que pagar, aunque muchas veces me pregunto por qué. 

Y sobre todo tres años de equipo, con ratos buenos y malos, con millones de anécdotas. Con momentos maravillosos e inolvidables y con momentos para guardar en lo más recóndito de la memoria y olvidar. Tres años de soportarme, gracias, y de no olvidarme nunca de que al fin y al cabo solo soy uno más del equipo. Y de que esto es solo una etapa de mi vida que cambiará en cualquier momento, pero que mientras tanto intentaré exprimir al máximo y hacer todo lo que pueda.

Seguimos...

_________________________________________________________________________________

"Ya no me rompo cuando me desplomo, hoy me levanto y vuelvo a empezar.
Ya no espero tener buena suerte, ahora la busco y suele llegar.
Ya no arde sobre mojado cuando llegan las derrotas,
ya no me moja la lluvia que apaga la voz.

Ya no discuto con gente sin alma, ya no trabajo para Satanás.
Ya no frecuento a la secta del dogma, y veo las copas que llevo de más.
Ya no arde sobre mojado cuando llegan las derrotas,
ya no me moja la lluvia que apaga la voz." 


(Dorian)

3 comentarios:

  1. ¡Felicidades! El área de Cáceres es especialmente difícil, jeje. Mucho ánimo y a seguir así :)

    ResponderEliminar
  2. 3 años y parece q fue ayer...como pasa el tiempo... muchos momentos(nada mas q añadir a tus reflexiones),y balance final:muy positivoo!!gracias a ti por todo.Y a seguir luchando cada dia!!JUNTOS!! ;-)

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.