martes, 17 de abril de 2012

Soy un generador de opinión en la red


Ufff...ya 1.500 "followers" en twitter, que jodido!!

A través de una red social, una de esas seria y denominada de profesionales (linkedin), me mandan un mensaje para valorar y dar mi opinión sobre un nuevo servicio sanitario a través de Internet, diciéndome que me eligen por dos razones: "mi perfil profesional y como generador de opinión en la Red."
Al margen del rebozado de marketing que lleva la afirmación, la cuestión me hizo cuanto menos esbozar una incrédula sonrisa.

Es conocida la influencia de las redes 2.0 y los bloggers en la opinión de los consumidores digitales, pero ¿donde ponemos la barrera de lo influyente? ¿Cuántos seguidores en twitter tienes que tener? ¿Cuántas visitas tiene que tener el blog?... La red se puede convertir en un inmenso salón donde gente de todo tipo, fundamentalmente con algo en común por ejemplo el mundo sanitario, dialogan, muestran sus artículos más destacados, intercambian ideas, dan a conocer proyectos o incluso los generan. Pero realmente ¿se puede generar opinión “desde las trincheras”?. Yo personalmente soy bastante escéptico al respecto.

Quizás habría que empezar por preguntar a los usuarios de todo esto del 2.0 y los blogs cual es su objetivo al respecto y seguramente encontremos miles de respuestas. Yo en este caso bifurco la respuesta, por un lado las redes, para mí son una manera de  mantenerme informado alternativamente e intercambiar impresiones. Por otro lado los blogs, para mi simplemente es una válvula de escape, un cuaderno de notas y bolígrafo, una necesidad de escribir, en cierto modo crear, a veces gritar, reivindicar, recordar, subrayar… otras simplemente mostrar.

Por tanto a la pregunta de quién es exactamente un generador de opinión en la red no puedo contestar, pero si tengo claras estas preguntas:

¿Te sientes un generador de opinión en la red? No
¿Quieres ser un generador de opinión en la red? No

3 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.