viernes, 10 de septiembre de 2010

Su medicamento, gracias.

Foto extraida de Pharmacoserias
Esta semana leíamos en dos estupendos blogs: salud con cosas y Pharmacoserias sendas entradas sobre futuros dispensadores automáticos de medicamentos en oficinas de farmacia capaces de sustituir a la persona encargada de la dispensación. Como comenta Miguel “Llegar, meter el sobre con las recetas, esperar y entonces la máquina nos devuelve nuestros medicamentos. En el tiempo de espera, el farmacéutico ha preparado nuestro pedido pero sin que haya un contacto directo paciente-profesional.” El método permite contacto a través de una pantalla con el farmacéutico en cuestión. Fernando nos dice que es un método seguro y eficiente y el farmacéutico mantiene todo el control del proceso.

Es un tema controvertido, en los hospitales estamos automatizando la dispensación de medicamentos con el fin de tener más tiempo para los pacientes y creo que es el camino. A nivel de oficinas de farmacia, como es el caso, me parecería una buena opción si después de recoger la medicación el paciente pasa a una consulta de atención farmacéutica a completar la información y evitar los problemas asociados, porque todavía no veo la pantalla como un método cercano para realizar atención farmacéutica. Se trata por tanto de utilizar la automatización (o robotización) como vía para potenciar la humanización y la atención farmacéutica a los pacientes. En cualquier caso la última palabra la tendrán los correspondientes estudios de problemas relacionados con los medicamentos asociados a este nuevo método frente al tradicional y la satisfacción de los pacientes con el proceso. Aunque es fácil pensar que el anciano polimedicado sigue prefiriendo al farmacéutico de carne y hueso.

Foto extraida de Salud con cosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.