martes, 8 de noviembre de 2011

Enmarañados en la prescripción por principio activo

Enmarañado
El pasado 1 de noviembre entró en vigor la generalización de la prescripción por principio activo en el Sistema Nacional de Salud (SNS) por el Real Decreto Ley 9/2011. Algunos se han enterado, otros no y también están los que no se quieren enterar.
Cosas que se escuchan por los pasillos estos días:
“La industria farmacéutica se irá a pique”
“Ahora todo “el poder” será de los farmacéuticos que dispensarán lo que les da la gana”
“Como sigamos así quien va a pagar la formación continuada de los profesionales sanitarios”
“Hay principios activos cuyos escasas presentaciones genéricas no cubren la demanda”
“Quién va a revisar los informes que adjunten los médicos a las excepciones de prescripción”
“El paciente va a tener que pagar en ocasiones, es un “copago” encubierto”
“Va a generar mucha confusión al paciente”
Hay cierto revuelo, confusión y bastante escepticismo entre algunos profesionales, pero el Ministerio contesta diciendo que la medida va a ahorrar  2.000 millones de euros anuales.
Seguramente la medida es buena pero el factor de confusión para el paciente está garantizado, se podría haber madurado un poco más su ejecución. El   Dr. Vicente Baos nos cuenta en Tribuna de CorreoFarmacéutico su versión y, con el pertinente apoyo a las partes implicadas, puede ser muy válida:
Sin duda, se echa en falta un sistema de prescripción y dispensación que evitara todo este galimatías. El médico prescribe un tratamiento y en la farmacia se lo preparan individualizadamente en frascos con el nombre del medicamento (principio activo) y del paciente por la cantidad prescrita. De dónde saca el medicamento el farmacéutico, será responsabilidad suya (genérico, marca, genérico con marca, con precio menor o sin él) y a qué precio se paga, será responsabilidad del Estado y de los farmacéuticos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.