jueves, 13 de octubre de 2011

De parones, rumores y revoluciones entusiastas

Después de unos cuantos meses de cambio político por aquí todo sigue bastante parado, al ralentí. Me temo que esto es bastante generalizado, el otro día me comentó un compañero que el Ministerio estaba igual, nadie quiere hacer ya nada, todo se pospone. Por aquí las sucesiones se llevan a cabo lentamente, muchos despachos de directores siguen vacios o medio vacios. Todos son rumores, algunos dicen que hasta después de las elecciones generales no hay nada que hacer, otros dicen que con la que está cayendo no hay gente que quiera ocupar puestos de responsabilidad. Todo el mundo en el hospital espera a tener interlocutores validos con los que seguir abordando problemas, con los que planear estrategias de futuro. Están los optimistas, ya ha pasado lo peor y vendrán tiempos mejores, los pesimistas que comentan que lo peor está por llegar, y los que simplemente no opinan.
Parece que todo está aletargado y puede resultar más contagioso que la gripe estacional. Ahora más que nunca se necesita una pequeña revolución aderezada con  buenas dosis de entusiasmo, motivación y optimismo. Lo malo es que estas medicinas no se compran en farmacia, son formulas magistrales que hay que preparar en casa y tomar antes de salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.