miércoles, 11 de agosto de 2010

Conversaciones de agosto: hiperfrecuentadores, el doble rasero de la salud.

El otro día hablaba con un buen amigo, médico de urgencias, y salió el tema de los hiperfrecuentadores (pacientes que recurren repetidamente a la asistencia sanitaria sin motivo justificado, se ha estimado que acaparan hasta un 10% del gasto del sistema sanitario). Me hablaba de dos casos curiosos con cierto enfado y razón, retrasaban la atención a otros pacientes, consumían recursos, eran pacientes difíciles de manejar…al analizar las posibles causas hablábamos de soledad, ansiedad,depresión, hipocondría, aburrimiento, insatisfacción…

Sin embargo de vuelta a casa en el coche me acordé de que estos hiperfrecuentadores serían el deseo de médicos privados o de oficinas de farmacia, que seguramente no los llamarían así, sino buenos pacientes leales y que demuestran plena confianza en los profesionales de la salud.

De nuevo me surgió la eterna cuestión: al margen de la industria farmacéutica, esta es otro cantar, ¿Dónde empieza y acaba el negocio de la salud para los profesionales?, y acto seguido surgieron mas preguntas: ¿somos un poco cínicos y hablamos de pacientes según nos conviene?, ¿realmente nos preocupamos por los problemas que atacan la sostenibilidad del sistema o por los problemas que atacan nuestro quehacer diario, convirtiéndolo muchas veces en rutinario y tedioso?

Yo todavía me resigno a pensar que todo esto es un negocio y que los profesionales de la salud solo sabemos mirar nuestro propio ombligo.

6 comentarios:

  1. Mucho me temo que muy a nuestro pesar, la salud es un negocio para todos y un negocio muy jugoso...

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy médico de urgencias y lo que pienso de los pacientes que son capaces de esperar varias horas para consultarnos cuestiones que para la Medicina son banales es que hay que estar muy enfermo para hacer eso, pero enfermos de algo que no hemos aprendido a tratar, de algo que quizá tenga demasiado que ver con nosotros mismos, enfermos del alma. Habrá que formarse también en el lado humano de la Medicina.

    ResponderEliminar
  3. Pedro quiero seguir pensando que no es un negocio...
    Ángeles gracias por tu aportación que enriquece el post, me gusta la idea de "enfermos del alma". Yo también soy un gran defensor de la humanización de la medicina en todas sus vertientes.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo compañero,cada esto cada día se parece más a un despotismo ilustrado profesional sanitario centrista, en donde según venga el aire así hacemos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La sanidad pública no es un negocio. La privada puede serlo, y es algo legítimo.

    La sanidad pública tiene recursos limitados y por tanto es necesario un uso racional y responsable de la misma.

    La sanidad privada ofrece un producto al que desea pagarlo. En este sentido, el único límite es el ético: un paciente puede ver a su médico tres veces si lo desea al cabo de la semana, pero que sea porque lo necesite en mayor o menor medida, no sólo por cobrar tres consultas. Con el tema medicamentos, ocurre lo mismo. A un paciente se le puede prescribir en la privada una presentación "flash", porque, aunque en los presupuestos públicos es un lujo innecesario, aquí el paciente lo paga y, reconozcámoslo, son más cómodos que el pastillón clásico vía oral. Sin embargo, por mucha privada y mucho que se pague,no es ética la prescripción en este tipo de medicina de fármacos sin efectividad probada o no indicados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas veces esas preguntas que a nosotros nos parecen banales o absurdas, que nos quitan tiempo, son para muchos de los usuarios un gran trauma... sobretodo hay que mirar a la gente mayor que padece cuando un colirio hay que ponerlo cada 4h y no sabe si podrá irse a dormir... yo creo que deberíamos a veces (no siempre, yo también tengo pacientes o clientes latosos en la farmacia!!!) intentar entender su situación. Un abuelo que no ve y que tiene que ponerse gotas cada 2horas, viene llorando a la farmacia pq no sabe que hacer...
    Luego están aquellos que han de consultar todo lo que se les ha dicho, venga de donde sea la fuente de información, porque no se fían de nadie... es que el médico me ha dicho y tu qué opinas...mmmm
    Lo que sí que creo que el paciente necesita fiarse de quien le receta los medicamentos, le diagnostica una enfermedad o le aconseja sobre un producto y eso muchas veces no ocurre... cada vez más pasa que les cambian el médico, les cambian la enfermera, hay más pacientes por médico con lo que las visitas son cortas y eso les crea stress.
    Respecto a lo que se comentaba en el post de que en las farmacias les gustan los hiprefrecuentadores, yo diría que para mi un cliente fiel no es un hiprefrecuentador. Y la botica debería de dejarse ver únicamente como un negocio, a ver si empiezan a valorar más nuestra función social... que la hacemos y los pacientes y clientes la valoran...


    Respecto a los CAP esta hiperfrecuencia se acabaría rápido haciendo pagar un euro por visita por ejemplo, ya veríais como la cosa se arreglaría y la gente solo iría por cosas importantes al médico. Pero todo lo que es gratis, no se valora, se da por supuesto que se puede ir a visitar al médico cuando uno quiera, que se puede ir a pedir recetas cuando uno quiera y que el estado tiene la obligación de financiarlo todo...yo creo que es un grave error que ahora va a costar de subsanar.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.