lunes, 30 de julio de 2012

Canción de redención sanitaria


Parece ser que Agosto, ese mes donde falta la mitad de la plantilla, donde el trabajo sale a duras penas porque no hay sustituciones, es el mes más adecuado para hacer cambios de organización en el hospital. Grandes cambios que no dejan indiferente a nadie. Están los que lo esperaban, los que no, los que se indignan, los que directamente pasan, los que intentan luchar de manera colectiva o los que solo miran para su ombligo.


Se dan directices, las de quien las de, la escusa de que siempre vienen de arriba. A un lado los lobos con piel de cordero, al otro los corderos con piel de lobo y en medio los pacientes, pero a esos quién le importa, hay prioridades y la prioridad principal se llama deficit.  En la sala se escucha: “ vaya medidas mas imaginativas, quitar de aquí, de allá y de mas allá”, “se está tensando mucho la cuerda”, “esto no hay quién lo aguante”…


Sabemos como empieza el nuevo viaje, mas kilómetros con menos gasolina y sin cambiar de neumáticos, no sabemos como acabará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.