jueves, 6 de diciembre de 2012

Copago para los medicamentos que se dispensan en el hospital

La bicicleta del pescador #instagram

Estos días nos encontramos en prensa con la enésima noticia de reforma sanitaria. Esta vez se trata del copago de fármacos de dispensaciónhospitalaria. Hasta ahora solo queda claro que no se trataría de pacientes hospitalizados sino ambulantes que recogen la medicación en el hospital. Parece ser también que no estaríamos hablando de todos los medicamentos, solamente determinadas patologías que tendrían un máximo de aporte por envase, en torno a unos 4 euros.

La noticia ha generado bastante “incertidumbre” y revuelo, y ha servido para que a las pocas horas el Ministerio negase que vaya a aplicarel copago a medicamentos de uso hospitalario. Dejando todavía en el tintero a los de “diagnóstico hospitalario” que también se dispensan en hospital. La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria o la Federación de Asociaciones parala defensa de la sanidad pública (FADSP) han hablado al respecto.

Independiente del vaivén de noticias de afirmación y negación analicemos de manera simplista la noticia. Para los defensores del copago en la prestación sanitaria, por ejemplo medicamentos, este busca fundamentalmente “promover el buen uso” de los servicios sanitarios por parte del paciente y racionalizar el gasto en sanidad. Esta es la parte bonita claro, hay quien afirma que es simplemente una herramienta de recaudación.

Ahora analicemos la dispensación hospitalaria en varias características:
Las Unidades de Atención Farmacéutica de los hospitales (lugares donde se dispensa la medicación hospitalaria a pacientes ambulatorios) no tienen ánimo de lucro, por lo que no buscan “vender” más, sino todo lo contrario, garantizar el uso adecuado de los medicamentos.
La medicación en el hospital es dispensada en caso de ser tratamientos limitados con el número exacto de envases y en caso de ser crónicos la dispensación suele ser cada mes, por lo que es muy difícil que el paciente acumule medicación en casa. En caso de cambios de tratamientos los pacientes suelen devolver la medicación al hospital.
Como toda nueva medida esta necesitaría una inversión logística en cuanto al cobro de este copago, difícil de “digerir” por parte de un organismo no destinado a la recaudación como es un Servicio de Farmacia Hospitalaria.

En este punto a la pregunta ¿es el copago de medicamentos hospitalarios una buena medida para promover el buen uso de medicamentos?. Sinceramente creo que no, a nivel hospitalario las reglas del juego son otras muy distintas a las de la oficina de farmacia en todos los sentidos. La medida no aumentaría el “buen uso” de los medicamentos, acarrearía bastantes problemas organizativos a nivel de la administración y el afán recaudatorio sería escaso, aunque esto último ya es harina de otro costal.

1 comentario:

  1. En mi opinión, los que hacen las leyes parecen no conocer nada de la realidad de la relación con el paciente. Creen que si yo, farmacéutico, solo pensara en el dinero de los tratamientos que dispenso y no en las personas con las que comparto mi día a día, mi trabajo sería más costo-efectivo. Yo sé que no es verdad, que mi empeño y el de mis pacientes por cuidar y mejorar su salud se multiplica cuando nos entendemos de tú a tú. 
    Os pongo un ejemplo más: en nuestro hospital las dispensaciones eran mensuales salvo en casos justificados en que eran bimensuales en pacientes con dificultades de acceso. Desde hace dos meses nos han prohibido hacer esas excepciones para disminuir los intereses del inmovilizado. ¿Realmente el ahorro que se consigue compensa el mayor coste (en pérdida de horas de trabajo y en desplazamientos) para los pacientes? Parece como si intentaran reducir el número de pacientes atendidos, obviamente empezando por los más frágiles. Si un paciente no vuelve a por su medicación, se está más cerca de conseguir el ahorro que se necesita (aunque se incremente el gasto del hospital vecino al que se van, allá que se las apañen ellos; o se comprometa el cumplimiento, será que no los pacientes ponen interés, se lo merecen).
    Primero fue la lucha por la atención a las personas sin cobertura sanitaria, ahora nos viene el copago. El médico, la enfermera y yo despedimos hoy a algunos pacientes y lloramos de impotencia, de rabia y de tristeza, porque las medidas que dañan a los pacientes nos dañan también a los profesionales, nos minan la ilusión por el trabajo. En mi opinión, estamos en medio de una guerra y no podemos rendirnos tan pronto, todavía nos queda mucho por pelear y por ver. La historia nos juzgará por como respondemos en estos momentos difíciles, si nos conformamos con dejarnos llevar o seguimos siendo fieles a nuestra vocación.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.