martes, 5 de octubre de 2010

No te quejes, propón soluciones


Estamos acostumbrados en el día a día a quejarnos por todo, los estamentos inferiores se quejan a los medios y los medios a los superiores y vuelta a empezar. Es una espiral que se contagia fácilmente y que nunca he entendido que pretende conseguir. Al final todos cabreados y el problema se perpetúa. Todo esto viene a colación porque en estos últimos días no hago más que escuchar quejas como si de una epidemia se tratase. Creo que hay ciertas cosas que debemos recordar en nuestro quehacer diario y son básicas:
 
Las cosas no son buenas ni malas, son como son, tú decides qué actitud tomar.

Las quejas te consumen la energía rápidamente.

Las quejas no solucionan nada, empeoran los problemas.
 
Me acordé del escrito de Pablo Neruda “Nunca te quejes de nadie” (fragmento)
 
“Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente tú has hecho lo que querías en tu vida. Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote. El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error. Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala. De una manera u otra es el resultado de tus actos y prueba que tú siempre has de ganar.
 
No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente.”
 
Y también me acordé del reto del reverendo Will Bowen en 2006. Que propuso a su comunidad "El reto de los 21 días" con el propósito de ayudar a eliminar cualquier rastro de queja o lamento y sus nocivas consecuencias para el individuo. Su propuesta fue muy simple: Te colocas una pulsera morada con la leyenda UN MUNDO SIN QUEJAS y lo mantienes durante 21 días sin emitir ningún tipo de queja o crítica”; así sea "me duele la cabeza" o "nada me está saliendo bien". Si durante este periodo emites alguna queja, debes cambiar la pulsera de muñeca y volver a empezar. La mayoría de los participantes logró superar este reto, pero tardaron un mínimo de 5 meses.
 
Conclusión:
 
¡SI VAS A HABLAR, NO TE QUEJES, PROPON SOLUCIONES!


2 comentarios:

  1. Yo también tengo el escrito de Neruda en mi carpeta de "Varios", que es para mí como el bolso, donde va todo lo imprescindible para ocasiones inesperadas. Totalmente de acuerdo, somos los dueños de nuestros actos, así que ya es hora de empezar a buscar soluciones. A veces solo es necesario mirar desde otro ángulo para encontrarlas.

    ResponderEliminar
  2. Buena idea esa de carpeta de Varios, de vez en cuando es necesario recordar algunos escritos imprescindibles.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.